--> Turbo

sábado, 19 de agosto de 2017

Reseña nº15: "Yo te cuidaré" de Marta Estrada











Autora: Marta Estrada
Editorial: Me gusta escribir
Año de Edición: 2016
Género: Thriller psicológico








Aunque ha transcurrido un año, la existencia de Javier Almazán sigue sometida al miedo que un angustioso accidente provocado por su ceguera le dejó como herencia. Incapaz de superarlo, ve como la estabilidad familiar peligra de forma alarmante, empantanada en una vorágine de incomprensiones, tensiones y desencuentros que no consigue detener. La emergencia clínica que de pronto amenaza la vida de Nerea, su hija adolescente, lo obligará a enfrentar la fobia que arrasa su integridad y sus principios. Javier tendrá que lanzarse fuera de casa en busca de la muchacha cuyo paradero desconoce, con la ayuda de su fiel perro guía.
Pero no solo el miedo acecha en cada esquina.
El pasado de Javier se vuelve presente en la persona de Olga Vera, una enfermera que jamás perdonó lo que para ella fue el peor de los agravios. Obsesionada por un deseo paranoico de posesión, perseguirá a Javier hasta conseguir su propósito más anhelado: hacerlo suyo.
Una historia trepidante que conducirá a los personajes a lo largo de un escabroso camino de miedo, oscuridad y perversión. Una trama de realidades entrelazadas que acaban convergiendo en el estallido final.
Solo las horas de margen que la locura concede, decidirán de qué lado se inclinará la victoria. Quizá del de la fuerza de voluntad y el amor quizá del de la más absoluta depravación mental. El lector podrá acompañar a los personajes durante poco más de un día plagado de sobresaltos y situaciones inesperadas que le mantendrán pendiente de cada minuto.



Lo que me impulsó a leer esta novela está relacionado no sólo con su contenido, sino también con su autora. Recientemente he leído otra historia protagonizada por una muchacha ciega de nacimiento, a diferencia del caso que nos ocupa en el que el protagonista ha perdido la vista en su edad adulta. Este detalle me genera mucha curiosidad en cuanto a la percepción del mundo por parte de estas personas y a posibles diferencias en la misma. Además, tanto “Yo te cuidaré” como la novela que leí anteriormente, han sido creadas por escritoras con deficiencia visual, por lo que me apetecía conocer los distintos enfoques dados en cuanto a la experiencia personal de dos personajes con este punto en común. Evidentemente comprendo que cada historia posee unos matices determinados y que no tienen por qué ser representativas, pero me pareció interesante poder analizarlas por separado.

Todo ocurre en apenas 2 días, la historia está narrada en tercera persona y se organiza por la hora del día, repartida en pequeños bloques dependiendo de los distintos escenarios y protagonistas, los cuáles se van haciendo más cortos a medida que se acerca el final, imprimiendo un sentimiento de peligro y urgencia. Podemos encontrar muchos diálogos, así como reflexiones de cada uno de los personajes. El motor principal lo aporta Javier, que se encuentra sumido en una depresión debido al miedo que sufre a raíz de un accidente en parte producido por su deficiencia visual. Su situación afecta a todo lo que le rodea en un efecto espiral y algo más que no se revela hasta el final de la trama y que parece insinuar que las casualidades no existen.

“Yo te cuidaré” es un thriller psicológico que te mantiene en tensión hasta que termina, de forma literal. Personalmente me ha resultado un poco complicado engancharme a la lectura, quizás porque me encuentro en un momento que no me apetecía sumergirme en el drama y la agonía que además quedaba intensificada por la ansiedad que transmitía la vivencia concreta del protagonista. Lo he pasado mal viendo cómo Javier sufría y me temo que no he disfrutado en demasía. Este clima de nerviosismo e incertidumbre queda perfectamente plasmado por la pluma de la autora, que no escatima en ricos recursos literarios a la hora de mostrarlo.

“Abrigaba la vaga esperanza de abrirse camino a través de la densa masa de vapores de su cerebro”

Sin embargo, por otra parte, me alegro de haber tenido la oportunidad de leerla y aprecio las descripciones elaboradas que hace la autora, las cuáles me han ayudado a entender bastante mejor cómo es posible que se sientan muchas personas que no pueden ver y cómo de arduo e intrincado puede resultar un día cotidiano para ellos.


Además, me gustaría destacar que mis personajes favoritos han sido el perro guía, siempre fiel y entregado y el mendigo Eduardo, honesto y servicial a pesar de su condición a-social.



Para finalizar, mi impresión general con este tipo de historia ha sido que, como una película de tarde de Domingo en Antena 3, desde el minuto cero estás comiéndote las uñas hasta que conoces el desenlace.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son inspiradores, alimentan el alma :)

Totoro